El perro que permaneció seis meses frente a la puerta de un hotel, hasta que su elegida lo adoptó.

Rubio, el perro que espero s

Los protagonistas de esta historia, son verdaderos ejemplos de amor, perseverancia, gratitud  y amistad.

Olivia Siever, es una asistenta de vuelo alemana, por esa razón ella tiene que estar viajando a Argentina frecuentemente.   En uno de esos viajes Olivia se percató que en las cercanías del hotel donde ella se hospedaba, vagabundeaba un perro, ella amablemente se le acercó; lo acarició y le dio de comer.  Fue en ese momento donde se formó el vínculo entre el perro y la asistente de vuelo.

«Traté de despistarle porque no quería que me siguiese de regreso al hotel, pero era completamente imposible. Siempre volvía. Lo intenté durante una hora, pero siempre me seguía. Estaba realmente feliz de que alguien le hubiese prestado atención», explica Olivia.  Desde ese instante el perro permaneció frente a la puerta del hotel esperando por su amiga.

«Traté de despistarle porque no quería que me siguiese de regreso al hotel, pero era completamente imposible. Siempre volvía. Lo intenté durante una hora, pero siempre me seguía. Estaba realmente feliz de que alguien le hubiese prestado atención», explica Olivia.

Olivia se fue de Argentina, pero semanas después regresó, su sorpresa fue tan grande, cuando al llegar al hotel vio que estaba el can esperándola.  Esta situación se repitió durante seis meses.

Con la intención de buscarle un hogar donde le dieran amor al perro, Olivia le dio un nombre (Rubio)  y se puso en contacto con refugios locales y logró que alguien se hiciera cargo del tímido animal.  Olivia quedó feliz, pues sabía que el perro estaría bien en su nuevo hogar.

El perro Rubio en Alemania

Pero lo que no se imaginaba era que Rubio, tenía bien claro a quien quería como dueña y cuando la mujer regresó en su próximo viaje, encontró al perro esperándola nuevamente en las afueras del hotel, se había escapado del hogar que lo había adoptado.  Convencida la mujer del gran apego de Rubio hacia ella empezó a hacer los trámites respectivos para llevárselo a Alemania, la espera valió la pena para Rubio, ya que el 5 de agosto llegó a su destino propuesto, vive feliz junto a la persona que eligió como dueña y a otros dos canes.

Rubio junto a otros dos can

Be the first to comment on "El perro que permaneció seis meses frente a la puerta de un hotel, hasta que su elegida lo adoptó."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*