La historia detrás del tatuaje.

Alisson Habbal

Alison Habbal, que viven en Sídney, Australia, tenía sólo 36 años cuando le diagnosticaron cáncer de mama.  Sufrió mucho por las náuseas y el cansancio durante el tratamiento de la enfermedad.

La joven mujer sabía que además de perder su cabello, también perdería parte de su pezón y quedaría con grandes cicatrices en el seno tras una lumpectomía.

“No quería tener un pezón falso hecho con una pieza de carne. Entonces pensé que me pondría un tatuaje”, le dice a la BBC.

Convencida de lo que quería, comenzó a buscar artistas de tatuaje en internet y decidió contratar a una mujer de Nueva Zelanda llamada Makkala Rose.

La artista requirió de 13 horas para la realización del tatuaje, las cuales se convirtieron en horas de sufrimiento para Alison, pero el resultado fue sorprendente.

La tatuadora, dice que Alison fue una “total campeona” al sentarse durante 13 horas de intenso trabajo en áreas dolorosas y sensibles, una experiencia que su clienta describe como “espeluznantemente horrorosa”.

La foto de Alison, en la que aparece sonriente, complacida, mostrando su bello tatuaje tiene más de 23.000 “me gusta” en Instagram y ha sido compartida en varias cuentas vinculadas a tatuajes.

Alison, que es casada y tiene una hija de 7 años, dice que no estaba particularmente molesta cuando vio el resultado de su lumpectomía.

Be the first to comment on "La historia detrás del tatuaje."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*